El asesinato de Sócrates, de Marcos Chicot

He leído muchas cosas, pero sin tiempo para escribir nada. Y tampoco se me ocurría mucho para opinar, la verdad. Pero entonces encontré una recomendación y me empecé este libro, y tenía ganas de escribir la reseña incluso antes de terminarlo. Me daba igual como acabara, de hecho. La novela histórica llevada a la exageración: mis protagonistas pasean por aquí y ¡zasca! te endoso la historia de las curiosidades del Partenón. No se corta un pelo, pero no sé cómo lo hace que te engancha. Quizá sea que todo lo que va contando remueve mis recuerdos de arte clásico, pero tenía que decirlo: me ha encantado. Y según dice, rigurosamente documentado. Te hablo de una guerra: te describo el arma de los espartanos. Uno hace cerámica: técnica de decoración y cocción de la arcilla. No pierde comba, y da igual, no es aburrido. Llega directamente al cerebro, sin abrumar. He buscado la biografía del autor y no es profesor, una pena. Sería de los que no olvidas. Así que no hay excusa: a leer y a prender conocimientos en nuestras cabecitas. Aunque solo sea de forma superficial, algo quedará.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

La peste, de Albert Camus

Supongo que no soy la única que durante esta pandemia se ha vuelto a reencontrar con este libro. Lo leí hace mucho mucho tiempo, pero esta vez ha sido distinto: he reconocido mi mundo en él. La genialidad del escritor es ponerse en el lugar de alguien que vive una situación tan desesperada sin haberla sentido en sus propias carnes. Así que me puse a investigar, ¿vivió Albert Camus alguna situación parecida? Leo que esta novela fue escrita como consecuencia de los crímenes de la Segunda Guerra Mundial. Que se inspiró en una epidemia de cólera de 1849, en Orán. Aún así, me parece increíble. Hay escenas que me hacen pensar que es un viajero en el tiempo, que ha visitado y sufrido los efectos de un aislamiento para poder reflejarlo de esta manera. Describe la evolución de la ciudad según pasan los días, la reacción de las personas, escenas de la vida cotidiana que ahora mismo estamos viendo por nuestras calles. Sigo leyendo cosas de Camus: la wikipedia dice que discutió con Sartre por diferencias en su modo de ver el marxismo, y, en comparación, si pienso en las cosas por las que yo he discutido con mis amigos, me siento francamente imbecil. Ya os adelanto que el existencialismo no está presente en nuestras conversaciones. Así que veo su biografía y me doy cuenta de que puede que mi visión de los viajeros en el tiempo que visitan el pasado y el futuro para ambientar sus novelas quizá no sea la verdad. Probablemente estos estudiosos de la humanidad simplemente sean tipos muy listos. Nos dejan al resto de los mortales “a la altura del servus” que diría mi madre. No lo busqueis: es una marca de betún.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Trilogía de la huída, de Dulce Chacón

Me leí La voz dormida hace tanto tiempo que ni siquiera he encontrado la entrada aquí. Aún así, la recuerdo con un cariño especial, que me llevó a escoger esta otra novela al verla. Es mchaconuy triste, no voy a engañar a nadie. Habla del fracaso del amor, de la violencia de género, del papel, o el poco papel, de la mujer en las relaciones de pareja. Quiero pensar que todo esto va cambiando, y que hoy en día hay esperanza y se puede creer en amores sanos que perduren. Pero tengo que confesar que al acabar la última página no te deja muy buen cuerpo. Así que si lo que quieres es relajarte y dejar pasar historias entretenidas, este no es tu libro. Pero si tienes fuerzas de dejar que unas páginas te lleguen al corazón y puede que te hagan daño, no se puede dejar de leer esta novela. Protagonistas femeninas, desgarradas, nos cuentan sus historias. Tú decides hasta cuánto te implicas acompañándolas.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Serie Fjällbacka, de Camilla Läckberg

¿Qué leer en medio de una cuarentena? Todos han opinado y contado cómo pasar el tiempo y aprovecharlo, y yo, que más bien lo he perdido, me decido a escribir ahora. Mi hija se ha puesto por fin los zapatos, y, feliz, se ha ido a respirar. No me refiero a salir a la calle, ha podido ver a otras personas y separarse de unos padres agotados que ya no sabían ni a qué jugar. “Tía, tengo que descansar, se me ha metido el sol dentro” le decía a mi hermana. Y aunque la echo de menos, sé que lo necesitaba. He visto caer los minutos en un reloj del hospital mientras me hacían pruebas (en mi caso por algo bueno), me he identificado con Rapuncel cuando escapaba de su torre, he aprendido a reconocer sonrisas en los ojos. No es fácil. Pensar que te han robado dos meses de compartir con los tuyos, de abrazos, risas y conversaciones… Y sobre todo el miedo que queda latente, que nos hace cuidadosos y nos reseca las manos de tanto lavarnos. Empiezo ahora otro tipo de cuarentena, que te aisla de los tuyos y te mete en un mundo de lactancia, insomnio, escribir a una mano o no escribir. Y espero poder compartirlo con los míos, pasear en mi franja horaria y reír bajo mi mascarilla.

¿Qué leer? Los diez libros seguidos de esta serie quizá sea algo exagerado, pero eran fáciles. Novela negra, protas muy humanos, criminales aún más humanos. Muy recomendable para no pensar mucho y dejarse llevar.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Transcrepuscular, de Emilio Bueso

buesoNo sabemos si los humanos han encogido, los bichos se han agrandado o si ni siquiera estamos hablando de personas. Estos seres han conseguido una simbiosis con distintos insectos y crustáceos, y los protagonistas emprenden un viaje de búsqueda de conocimiento. No entienden si el mundo tiene un sentido oculto, si su forma de vivir es la correcta o no, sobreviven cada uno como puede con la educación y el estatus social que les ha tocado. Las dudas cada vez son mayores, y vemos como cuanto más viajan y conocen, más se ponen en entredicho. Al final, una vez que te empapas de la sensación de que los seres humanos llevan al menos una babosa que afecta a sus sentidos, o un caracol, o un bicho que sirve para ver mucho mejor a través de él, este libro te va atrapando y sin darte cuenta empiezas a filosofar con el protagonista, que se ve obligado a abrir su mente si quiere continuar. El final es bestial, y espero leer los siguientes libros pronto. Simplemente, el ambiente es tan original que no sabría ni cómo describirlo. Y la complejidad de los personajes increíble: ¿son ellos mismos, o es el caracol telepático de su cabeza el que los guía? Una pasada. Hay un comic, pero creo que con las imágenes que este autor ha metido en mi cabeza tengo bastante. Y os aseguro que algunas son muy fuertes, porque no es precisamente un libro juvenil: es oscuro, es inhóspito, da bastante miedo. Está genial.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Machismo: 8 pasos para quitártelo de encima, de Barbijaputa

machsimoTenía pendiente este libro, y con eso del confinamiento, lo pude descargar gratis. No es que sea una receta infalible contra el machismo, pero es un gusto reafirmarte ante situaciones en las que dudas cada día. A mí me ha servido sobre todo ante mi propio machismo, que llevo acarreando toda la vida y del que casi no me daba cuenta. Esa actitud de sentirte “más amiga de los hombres”, de “no entender a las mujeres”, de enfadarte con tus amigas por sus contradicciones (que luego te veías haciendo tú mucho peores…), de querer hacer cosas de chicos desde que eras pequeña, porque qué diablos, son más divertidas… Con los años aprendes que hay cosas que sólo entenderán otras mujeres, porque son las únicas que han pasado lo mismo que tú. La sororidad, esa maravilla, que hace que nos cuidemos las unas a las otras. En mi nuevo trabajo las mujeres hacen piña de una forma increíble. En el antiguo me trataban muy bien (eran todos hombres), pero no es ni parecido a sentirse arropada en cada café. Y con los años aprendes a quererte. Rebelarte ante tus propias ganas de llevar el pelo largo y perder el tiempo arreglándote, cuando el resultado final nunca te satisface. Creo que si fuera un poquito más guapa o atractiva no pensaría así. O si no hubiera leído tantas cosas. He cometido muchos errores en mi vida, he juzgado demasiado a las mujeres y perdonado muchas cosas a los hombres. Era muy joven cuando conocí a mi futuro marido. Un día se presentó en chándal a buscarme. Yo me había arreglado para salir, y su plan era tirarse en la hierba. Subí a casa, me cambié y me puse ropa vieja. Y cuando bajé me dijo que estaba muy guapa. Siempre le gusté con el pelo corto y desastrada, como yo soy. Así que aquí sigo, confinada con él y con mi hija. Digo yo que si pasamos esto juntos, aguantaremos ya cualquier cosa.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

La velocidad de la luz, de Javier Cercas

cercasEn una pequeña caseta con libros en un parque fui bastante feliz un verano. Nada más empezar, el almacén donde se guardaba el material se inundó. Muchos libros se mojaron, y recuerdo que sentí dolor de verdad al ver la incompetencia del sistema. Una buena iniciativa que acaba dependiendo de la voluntad de los trabajadores, como nos suena, ¿verdad? El caso, que me desvío, es que algunos libros que estaban para tirar acabaron en mi casa, mojados, combados, criaderos de moho. Este fue uno de ellos.

Y ahora, con la reclusión del miedo, al fin me lo leí. Está para tirar, una pena. Pero bueno, un par de días pensando en Vietnam, la guerra, las secuelas que dejó en la mente de todos los que lo vivieron, hace que todo lo que está pasando se relativice. Y compararlo con la vida del narrador, bastante vulgar en comparación, nos devuelve a nuestro humilde sitio: sólo somos una luz más en una ventana. Una de tantas. No es un libro optimista precisamente. Las cosas que te van pasando dejan huellas, y me pregunto que será de nosotros cuando salgamos a la calle. ¿Qué recordará mi hija después de estar en casa un mes? Quizá nunca más la hagamos tanto caso como ahora, y para ella sea una experiencia bonita. Quizá simplemente lo olvide. ¿Y a nosotros, cómo nos cambiará? Hemos visto a la muerte paseando por nuestras calles, nos ha saludado al pasar, riéndose de la pinta que teníamos con las mascarillas. Da igual lo que nos encerremos, toca a nuestras puertas y aunque ahora no abramos, llegará un día que tengamos que salir. Ha vencido la batalla: todos tenemos miedo. Queremos reirnos, pasear al sol y volver a oler a nuestra gente. Será más intenso lo que sintamos, pero tal vez esté cubierto de una pátina de irrealidad. Lo bonito sería que cambiáramos para mejor, sabiendo ya de una vez por todas que el tiempo en esta vida es limitado y que nuestra existencia no es ni mejor ni peor que la de nuestros vecinos. Pero no es muy rentable para el sistema de nuestra sociedad. Es mucho más interesante promover la mala educación, la falta de respeto. Que nos volvamos jueces de nuestros semejantes desde los balcones, en vez de intentar entenderlos. Supongo que va con la naturaleza humana: queremos vivir hacinados en colmenas, disfrutar del contacto, ser sociales y queridos. Y así, también nos volvemos vulnerables al necesitar a los demás. Aprendemos desde pequeños a situarnos por encima de todo y de todos, menospreciando a los demás: a unos porque nos parecen inferiores, a otros porque les envidiamos.

Volveremos a las calles en medio de una crisis económica, pero contentos por sobrevivir. Olvidaremos lo aprendido. Nos quejaremos de tener que pasar las tardes en el parque, o tomando café con desconocidos. Volveremos rápido, con ganas, a nuestras miserias, tantos días añoradas.

Mientras, las hormigas se han hecho fuertes. Su camino, siempre a punto de perderse, no es pisado por ningún humano. En la ciudad no hay ruidos. La hierba crece y todo parece maravilloso sin nosotros en el paisaje. Desde mi pequeña ventana, sinceramente, creo que hoy sobro.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

El castillo de Saint-Chartier, de Ivo Fornesa

castilloNo estaba preparada para una semana (y lo que nos queda) de aislamiento, así que poca cosa tenía de las bibliotecas. Pronto recurriré a esa gran oferta de libros gratis que, tentadores, llegan de muchos autores altruistas. Pero mientras, me quedaba esta novela negra que elegí al azar de la biblio del barrio. Siempre es fantástico leer sobre crímenes, son, junto con la fantasía, mi mejor método para olvidar / obviar la realidad.

No sé porqué, pero parece que nos lleva directamente a finales del sXIX. Quizá el castillo, o la forma de narrar, con frases exquisitas; quizá el protagonista, que parece salir de una telenovela; o el mundo rural, que siempre nos hace retroceder en el tiempo. El caso es que cuando en la historia se habla de aeropuertos o internet, resultan extraños y anacrónicos. Y esto le da un encanto especial. He leído en alguna reseña que el estilo y la estructura recuerda a Agatha Christie, y no puedo estar más de acuerdo. El prota no es un detective profesional, sigue solamente sus intuiciones, y es más bien inocente, demasiado educado hasta para denunciar a la policia a algún culpable. La trama no se cierra para nada, y las teorías probables que deduce se pueden venir abajo con cualquier mínimo detalle. Aún así, es delicioso ver cómo la rutina de un pequeño pueblo francés le va absorviendo, integrándole plenamente en el paisaje, mucho más cosmopolita que otras ciudades provincianas. Hay mucho de autobiográfico en esta historia, y una gran cantidad de experiencias en la vida de este escritor que se le escapan sin querer. Teniendo en cuenta que realmente se ha comprado el castillo en el que se centra toda la trama, no se podía esperar menos de este libro. Se acabó mi tiempo sola, no puedo contar más. Soy una de esas privilegiadas que comparto mi encierro con mi familia, así que no pienso quejarme ni un poquito.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Las hormigas, de Bernard Werber

hormigasHay libros que hay que volver a leer. Aunque queda el miedo de si no te gustarán tanto como la primera vez. Yo no me acordaba de éste casi, ni del siguiente, El día de las hormigas, que por supuesto he recuperado también. Y he vuelto a disfrutar como una hormiga más. Sospecho que ahora he flipado más con los detalles técnicos y menos con la filosofía humana / hormiga que fluye por sus páginas. Me ha sobrado un poco la historia de los humanos esta vez, me ha parecido un poco de relleno. Y es que el mundo de los insectos es fascinante, y le quita todo el protagonismo a lo demás. Reconozco que soy cobarde: a los bichos les dejo seguir por su camino y suelo esquivarles siempre que puedo. Ellos saben lo que hacen mucho mejor que yo, y estos libros lo demuestran. Pero observarles nos hace pensar lo poco que les conocemos. Buscar en la biografía del autor y descubrir que no es entomólogo, o biólogo, qué va. Es criminólogo, y periodista ciéntifico. Y ante todo, escritor. Para alucinar con esta gente que sabe tantas cosas.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Harry Dresden, de Jim Butcher

dresden Harry Dresden entró a mi vida después de leer Codex Alera, de este autor. Y como si fuera un protagonista de una telenovela, me enganchó. Las historias eran sencillas: un mago muy poderoso pero poco sutil se ve envuelto en un lío. Para salir de él debe hacer cosas imposibles, que acaba consiguiendo, aunque va pagando un precio por cada victoria. Todos los libros siguen la misma estructura, aunque se ve la evolución: Dresden va ganando aliados y amigos, que le ayudan en sus victorias contra el mal, y sus batallas cada vez son más complejas precisamente por eso. Su dilema moral es grande: ¿les dejo luchar a mi lado, a riesgo de perderles? Era más sencillo al principio, cuando estaba solo. Pero les necesita, confía en ellos y aprende una dura lección: cada uno es libre de elegir sus batallas, y él no puede ocultar a su familia / amigos su vida. Claramente machista, esta decisión le cuesta aún más cuando se trata de cualquier mujer que se cruza en su camino. Y esto es lo gracioso: con un protagonista tan rematadamente “caballeroso”, que nos describe verdaderas bellezas femeninas, que se lanza de cabeza a ayudar a cualquier damisela en apuros, luego generalmente esas “damiselas” suelen salvarle a él. Las mujeres de estos libros tienen papeles potentes, toman sus propias decisiones, le miran a los ojos y generalmente le sacan las castañas del fuego. Y es maravilloso. Mi hija no entendía en un cuento porqué a la niña no la dejaban ser pirata, para ella estaba claro que podía ser una y además convertirse en la capitana. Y eso es lo que quiero: historias que no me hablen de feminismo, ni de igualdad. Necesito mujeres reales (y eso en un libro de fantasía resulta curioso decirlo) como las que salen en esta saga. Modelos a seguir. Que no se planteen que es raro una mujer pirata: que directamente lo sea y ya está. Hay que dar un paso más, avanzar.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario